“No he visto nada parecido en décadas”

Protesters in Hong Kong ©Getty Images.

Manifestantes en Hong Kong ©Getty Images.

Mabel Au, directora de Amnistía Internacional en Hong Kong.

Las calles de Hong Kong están irreconocibles estos días. La estimulante energía que llena las vías principales de la ciudad, llenas de manifestantes esperanzados, es algo que no había visto desde que era una joven estudiante, en 1989, cuando tomamos las calles en solidaridad con los manifestantes de Tiananmen.

Pero ni siquiera entonces salió a la calle tanta gente en Hong Kong… ni la respuesta de la policía fue tan brutal. Continue reading

Posted in Hong Kong | Leave a comment

Misión “secreta” de una doctora: ayudar a las mujeres de Afganistán

In Afghanistan, abortions are illegal in the majority of circumstances ©AFP/Getty Images

En Afganistán, el aborto es ilegal en la mayoría de los casos. ©AFP/Getty Images

Horia Mosadiq, investigadora de Amnistía Internacional sobre Afganistán.

“En Afganistán, casi todas las mujeres tienen una historia dolorosa que contar,” afirma la doctora Lima, mujer afgana que decidió no quedarse de brazos cruzados tras observar casos sobrecogedores de violación y violencia contra mujeres de su país.

Lima trabaja para empoderar a las mujeres que corren peligro de sufrir abusos contra los derechos humanos en Afganistán. Es ginecóloga de profesión y ejerce una segunda actividad secreta y peligrosa.

“Cuando empecé a trabajar, no ayudaba a las mujeres que acudían a mí para que les practicase un aborto. Me negaba”, explica.

Continue reading

Posted in Afganistán, Derechos de la mujer | Leave a comment

Históricas disculpas de Ecuador a pueblo indígena despiertan esperanzas de justicia

El pueblo Kichwa de Sarayaku recibirá una disculpa oficial por parte del Estado Ecuatoriano ©Zoë Tryon.

El pueblo Kichwa de Sarayaku recibirá una disculpa oficial por parte del Estado Ecuatoriano ©Zoë Tryon.

Por Lucía Hernández, Encargada de Campañas en el Programa de las Américas de Amnistía Internacional.

No esperaban que ocurriera, pero ocurrió.

Tras más de una década de incansable lucha por el reconocimiento a los años de abusos a sus derechos humanos, miembros del Pueblo originario Kichwa de Sarayaku, de la Amazonía Ecuatoriana, recibirán disculpas oficiales por parte del Estado Ecuatoriano.

El día histórico será el 1 de octubre, cuando cuatro Ministros y Ministras (Justicia, Ambiente, Defensa, Recursos Naturales no Renovables) y el Procurador General del Estado arribarán a la Amazonía para disculparse por los abusos que tuvieron lugar durante la operación petrolera del Bloque 23 realizada por la empresa CGC en los años 2002 y 2003. Continue reading

Posted in Derechos económicos, sociales y culturales, Ecuador, Pueblos indígenas | Tagged , , | Leave a comment

Cuatro hermanas de corta edad, desaparecidas en un naufragio en el Mediterráneo

Randa, Sherihan, Nurhan y Kristina desaparecieron cuando su barco se hundió en el Mediterráneo en octubre de 2013. “Sólo queremos encontrar a nuestras hijas, vivas o muertas”, ha explicado Hasan, su padre, a Amnistía Internacional. © Particular

Hasan Wahid, médico sirio, perdió a sus cuatro hijas de corta edad en un naufragio en el Mediterráneo el 11 de octubre de 2013. Lo sucedido a su familia sirve para ilustrar las opciones desesperadas y terribles peligros que afrontan las personas refugiadas y migrantes que intentan llegar a Europa.

Hasan Wahid y su esposa, Manal Hashash, pensaron que el peligroso viaje por mar para cruzar a Europa era su única alternativa. En Siria, su país natal, se libraba una guerra encarnizada, y en Libia, donde Hasan ejercía su profesión médica, habían sido amenazados de muerte.

Por eso, en octubre del año pasado, pagaron 4.500 dólares estadounidenses a un traficante para que llevara al matrimonio y a sus cuatro hijas –Randa, de 10 años; Sherihan, de 8; Nurhan, de 6; y Kristina, de 2 – hasta un lugar donde esperaban poder llevar una vida segura y pacífica. Así nos lo contó Hasan, que ahora vive en Suiza: Continue reading

Posted in Italia, Libia, Malta, Personas refugiadas, Siria, UE | Leave a comment

Solidaridad con las mujeres y niñas de El Salvador

© Amnesty International

El 25 de septiembre, activistas internacionales se reunieron en un acto de solidaridad coincidiendo con la presentación del nuevo informe de Amnistía Internacional sobre el terrible impacto de la prohibición total del aborto en El Salvador.

“En El Salvador tenemos un dicho”, comentó Vicki Knox, codirectora de la Red Centroamericana de Mujeres (CAWN): “las ricas abortan, las pobres se desangran”.

Con esta frase, todas las personas presentes en la sala entendieron las profundas desventajas que sufren las mujeres y las niñas de entornos pobres de El Salvador a la hora de decidir sobre mantener relaciones sexuales o tener hijos.

En El Salvador, el aborto está prohibido en todos los casos. No importa haber quedado embarazada a consecuencia de una violación, ni que la vida esté en peligro, ni que el feto no vaya a sobrevivir: en El Salvador, el aborto es siempre un delito.

Esta injusticia, este escándalo, es lo que nos congregó anoche en la sede de Londres de Amnistía Internacional. Tanto personal de la organización, en mi caso, como activistas de CAWN o de My Belly is Mine, habíamos acudido para mostrar nuestra solidaridad con los miles de mujeres y niñas de El Salvador a quienes se les niega el derecho a controlar sus propias vidas y destinos con una ley que no tiene cabida en el mundo moderno.

Vicki Knox, de CAWN (en el centro) con Guadalupe Marengo (a la derecha), directora adjunta del Programa Regional de Amnistía Internacional para América. © Amnesty International

Cuando Vicki y Guadalupe Marengo, de Amnistía Internacional, hablaron de los sobrecogedores casos de “Las 17” –17 mujeres encarceladas por someterse a abortos, sufrir abortos espontáneos o cometer otros “delitos” relacionados con el embarazo– quedaron todavía más patentes los efectos insidiosos de esta prohibición.

Muchos de sus casos están recogidos en el informe de Amnistía Internacional Al borde de la muerte. Violencia contra las mujeres y prohibición del aborto en El Salvador.

40 años por sufrir un aborto espontáneo

Veamos el caso de María Teresa Rivera. Ella no sabía que estaba embarazada cuando, una mañana de noviembre de 2011, la encontraron sangrando en el suelo del cuarto de baño. Había sufrido un aborto espontáneo. Sin embargo, cuando acudió al hospital, el personal médico la denunció a la policía por sospechar que se había sometido a un aborto inducido. Pese a que no había pruebas fidedignas en su contra, María Teresa fue acusada de homicidio agravado y condenada a 40 años de prisión.

Alma anima a una transeúnte a firmar la petición por “Las 17″. © Amnesty International

Todavía está en la cárcel. Hace tan sólo unos días, representantes de Amnistía Internacional la visitaron en la única prisión de mujeres de El Salvador antes de la presentación del informe. Éste tuvo lugar el jueves por la mañana junto con otros actos de activistas locales, como los de Agrupación Ciudadana, ONG que ha estado haciendo campaña para que se conceda un indulto a estas 17 mujeres.

Lo que María Teresa tiene en común con las otras 16 mujeres es la pobreza. Las mujeres a las que se denuncia, se juzga y se encarcela son pobres. Tal como explicó Alma, de El Salvador, “abortar cuesta el equivalente a un salario completo. O, si no, hay que vender algo para poder costearlo”. Refiriéndose a un sistema judicial que ha permitido que se haya condenado a estas mujeres con “pruebas” muy endebles, Alma añadió: “Los profesionales del derecho […] responden a intereses políticos”.

El poder de las personas

Como ha señalado Marge Berer, directora de la revista Reproductive Health Matters, hay esperanza cuando un número suficiente de personas emprende acciones. Citó el caso reciente de España, donde se decidió retirar un proyecto de ley antiaborto como resultado de la influencia que ejercieron las personas.

El poder de las personas en acción. © Amnesty International

Así, animadas por esta posibilidad, nos desplegamos por los pasillos, deteniéndonos para firmar peticiones y sosteniendo flores en alto mientras nos hacían fotos para mostrar nuestra esperanza y solidaridad con las 17 mujeres encarceladas.

Este acto fue, en definitiva, una muestra del poder de las personas en acción con el objetivo último de convencer a las autoridades salvadoreñas de que pongan fin a este flagelo de una vez por todas. Firma hoy nuestra petición.

El evento formaba parte del Festival of Choice, y ha sido organizado en asociación con CAWN y con Reproductive Health Matters. El Salvador es el proyecto más reciente de Mi cuerpo mis derechos, campaña global de Amnistía Internacional en defensa de los derechos sexuales y reproductivos. Únete a los preparativos que estamos ultimando en Facebook para el 28 de septiembre, Día Internacional de Acción por la Despenalización del Aborto..

 

Posted in El Salvador, Mortalidad materna y derechos reproductivos, Mortalidad materna y derechos reproductivos, Mujeres, Salud materna y derechos reproductivos | Leave a comment