La realidad romaní, expuesta ante la UE en su misma sede

El 8 de abril expusimos la realidad cotidiana de las personas romaníes en la sede central de la Unión Europea en Bruselas, donde, con el apoyo de miembros de organizaciones locales e internacionales, activistas de la comunidad romaní celebraron el Día Internacional del Pueblo Gitano con un flash mob ante el Parlamento Europeo.

Común y secular, es una realidad de persecución generalizada, prejuicios y discriminación en todos los aspectos de la vida. Comporta desalojos ilegítimos, segregación racial en la vivienda y la educación, e incluso violencia y asesinatos de motivación racial. Esta realidad persiste hoy día dentro de muchos países de la UE, y es hora de que la Comisión la afronte.

Para describirla, creamos en la plaza del Parlamento Europeo un asentamiento romaní, que tenía incluso muebles y accesorios, una ducha y un retrete. En determinado momento, activistas romaníes y de Amnistía Internacional disfrazados de lugareños, agentes de policía y funcionarios municipales representaron con gran dramatismo un desalojo forzoso ante más de 200 espectadores.

Esta acción no tenía sólo por objeto poner de relieve las violaciones de derechos humanos y el sufrimiento de la población romaní, sino que era también una celebración de la fuerza y resistencia de que dan muestra a diario numerosas personas y activistas de toda Europa. Algunas de las personas participantes no estaban representando escenas que habían visto en la televisión, sino recordando hecho ocurridos realmente, desalojos forzosos o violencia de motivación racial que habían sufrido ellas mismas.

Juntos, exigimos igualdad y derechos humanos. Gritamos alto y claro para que se supiera que esperamos y exigimos que la UE tome medidas decisivas para poner fin a la discriminación y el racismo contra la población romaní.

Claudia Greta, activista romaní de Cluj-Napoca, Rumania, dijo:
Lo que han visto hoy no es sólo teatro. Es algo que nos sucede a diario a los romaníes de toda Europa. Sufrimos abusos; estamos discriminados en todos los aspectos de la vida, en la escuela, en el trabajo, en la calle en el autobús. Las instituciones de la UE deben tomar postura y hacer rendir cuentas a los Estados que violan los derechos de los romaníes.

El 9 de abril, la parlamentaria europea Helen Flautre organizó un acto en el edificio del Parlamento para recibir a Amnistía Internacional y a la Coalición Europea para una Política Romaní. Participaron activistas romaníes junto con representantes de la UE. En un sala repleta de miembros del Parlamento Europeo y otras instituciones de la UE, escuchamos convincentes e impresionantes testimonios de activistas romaníes, cuya valentía y determinación fueron para nosotros un fuerte estímulo. Con sus casos pusieron de relieve una gran verdad. Es preciso tomar con urgencia medidas para poner fin al escándalo que suponen desde el punto de vista de los derechos humanos la discriminación y racismo contra la población romaní.

Mirabela Margelu, activista romaní de Francia, explicó:
Me costó mucho conseguir que admitieran a mis hijos en un colegio corriente en Francia. Los niños romaníes son parte de la comunidad y hay que admitirlos en los colegios. ¡Qué harta estoy de las palabras! ¡Es hora de actuar!

Casi todas las personas que intervenimos en el acto dejamos bien clara una cosa: no podemos permitirnos perder más tiempo; la UE debe actuar ya y debe hacerlo de manera decisiva. La Comisión Europea tiene el deber de combatir la discriminación y la violencia contra la población romaní; es su obligación hacerlo y tiene los medios necesarios para garantizarlo. Pedimos a la Comisión que ejerciera sus atribuciones jurídicas para garantizar que se hacía cumplir activamente la directiva de la UE sobre igualdad racial.

Y recibimos respuesta: Pia Lindholm, representante de la Comisión, dijo:
La Comisión Europea está lista para tomar medidas y abrir expedientes de infracción a los Estados miembros que no cumplan con las obligaciones que les impone la directiva sobre la igualdad racial.

Ahora tenemos que asegurarnos de que la Comisión cumplirá su compromiso. Podemos movilizar a numerosas personas para este llamamiento. En los últimos días, Amnistía Internacional y organizaciones de toda Europa asociadas con ella han pedido a la UE y a los gobiernos de los países miembros que tomen medidas en toda Europa y más allá.

Hasta ahora, más de 20.000 personas de todo el mundo han firmado la petición que hemos dirigido a Viviane Reding, comisaria europea de Justicia, Derechos Fundamentales y Ciudadanía, para instarla a que garantice que la UE utiliza toda su capacidad de influencia (incluida la apertura de expedientes de infracción) para conseguir que se ponga fin a la discriminación contra la población romaní. Únete y participa en la acción Aquí y ahora: derechos humanos, derechos de los romaníes

Por Fotis Filippou, coordinador regional de campañas para Europa y Asia Central, y Joey Hasson, coordinador de la campaña Exige Dignidad


Posted in Asentamientos precarios y el derecho a la vivienda, Discriminación, Discriminación racial, Sin categorizar, UE | Leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>