Activistas opositores en la “jaula” de los acusados mientras continúa la represión

Entre los acusados de la vista judicial de hoy se encuentran destacados activistas de la oposición, acusados de un ataque incendiario. © Amnesty International

Diana Eltahawy, investigadora de Amnistía Internacional sobre Egipto

Hoy asistí a la primera vista celebrada en el tribunal de Dar al Qadaa al Ali contra 12 personas, entre ellas tres destacados activistas. Se los acusaba de haber atacado e incendiado la sede de campaña del ex candidato presidencial Ahmed Shafiq el 28 de mayo de 2012.
Amnistía Internacional teme que los activistas estén siendo procesados por motivos políticos, en el marco de la campaña de represión de las autoridades egipcias contra la libertad de expresión y la disidencia.

Durante la vista, a la que asistieron varios abogados de derechos humanos, activistas de la oposición, observadores internacionales de la Unión Europea, otros representantes diplomáticos, simpatizantes y amigos, los cinco acusados que comparecieron ante el tribunal negaron vehementemente todos los cargos. El juez aplazó el juicio hasta el 3 de septiembre, en respuesta a la petición de los abogados de la defensa de acceder al expediente de caso completo y de convocar a testigos.
Entre los inculpados que estaban hoy presentes hay varios activistas destacados de la oposición.
Dos de ellos, los hermanos Alaa Abdel Fattah y Mona Seif, son conocidos por su contundente oposición a Ahmed Shafiq y por sus críticas al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, al presidente Mohamed Morsi, al Partido de la Libertad y la Justicia, en el poder, y a la Hermandad Musulmana.
Ambos han sido acosados y detenidos previamente por expresar su disconformidad y participar en manifestaciones.
Alaa Abdel Fattah había sido detenido el 13 de noviembre de 2011, acusado de participar en actos violentos durante las protestas celebradas ante el edificio Maspero, sede de televisión en El Cairo, que se saldaron con la muerte de 27 personas. Lo recluyeron hasta diciembre de ese año, cuando quedó en libertad a la espera de las investigaciones. Amnistía Internacional cree que Alaa Abd Fattah fue blanco del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas por su liderazgo como bloguero y activista. Nunca llegaron a presentarse pruebas convincentes que fundamentasen los cargos formulados contra él, finalmente retirados en abril de 2012.

Más recientemente, Alaa Abdel Fattah ha sido convocado para un interrogatorio de la fiscalía en relación con las protestas que tuvieron lugar el 22 de marzo ante la sede de la Hermandad Musulmana en El Cairo.
Hoy, Alaa Abdel Fattah declaró ante el tribunal que no había participado en la protesta celebrada ante la sede de campaña de Ahmed Shafiq y que escuchó las noticias del ataque después de que sucediera.
Mona Seif, cofundadora del movimiento egipcio “No a los juicios militares” y candidata a la edición de este año del premio de derechos humanos Martin Ennals, fue detenida y golpeada por miembros de las fuerzas armadas durante una sentada ante la sede del Consejo de Ministros egipcio en diciembre de 2011. Durante la vista, explicó que se encontraba en el centro de El Cairo cuando se produjo el ataque a la sede de campaña de Ahmed Shafiq, que está situado en un barrio de la región metropolitana de El Gran Cairo.

A otros inculpados también se los conoce por su oposición al gobierno actual. Ahmed Abdallah y su Movimiento Juvenil 6 de Abril apoyaron en un primer momento la candidatura de Mohamed Morsi durante la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del año pasado en Egipto. Sin embargo, se volvieron cada vez más críticos con las políticas de Mohamed Morsi y en noviembre de 2012 intensificaron sus declaraciones de oposición al presidente, al Partido de la Libertad y la Justicia y a la Hermandad Musulmana.

El homicidio de Gaber Salah Gaber, miembro de 17 años de este movimiento, durante las protestas que tuvieron lugar ante la sede del Ministerio del Interior en noviembre de 2012 (la primera muerte de un manifestante de la oposición durante el mandato de Mohamed Morsi) supuso un punto de inflexión.
Dos días después, el presidente Morsi emitió una declaración constitucional por la que se arrogaba poderes ilimitados. Desde entonces, el Movimiento 6 de Abril ha participado periódicamente en protestas contra el presidente y el Ministerio del Interior, y varios de sus miembros han sido detenidos durante las manifestaciones.
En los últimos meses, Ahmed Abdallah ha seguido denunciando activamente abusos que continúan cometiéndose contra los derechos humanos y movilizando el apoyo de la opinión pública. Explicó a Amnistía Internacional y al tribunal que no se encontraba ante la sede de campaña de Ahmed Shafiq en el momento del ataque.
Otro acusado, Bahaa Abdelazim Bastawissi, miembro fundador del Partido del Frente Democrático de Damanhour, también estaba hoy presente en la sala del tribunal. Fue detenido varias veces durante el régimen de Hosni Mubarak, entre ellas el 6 de abril de 2008 por participar en las protestas.

Hoy, Bahaa Abdelazim Bastawissi negó los cargos presentados contra él y afirmó que intentaba impedir una pelea, al parecer, cerca de donde tuvo lugar el ataque. Tras ser detenido el 28 de mayo de 2012, permaneció recluido hasta el 18 de junio, antes de quedar en libertad a la espera de las investigaciones. Contó a Amnistía Internacional que miembros de las fuerzas de seguridad lo habían desnudado y golpeado en los últimos días de reclusión en Damanhour.
El 7 de marzo de este año, la fiscalía de Guiza Septentrional remitió a juicio a los activistas y a otras nueve personas por cargos de incendio provocado, daños a la propiedad, robo y uso de violencia en relación con el ataque a la sede del ex candidato presidencial Ahmed Shafiq el 28 de mayo de 2012. Para sustanciar los cargos, la fiscalía se basó principalmente en el presunto testimonio de siete testigos presenciales, entre los que estaba el policía que lideraba las investigaciones.

Simpatizantes de los activistas protestan ante el tribunal. © Amnesty International
Esta causa incoada contra los activistas surge en el contexto de un aumento alarmante de casos de motivación política, acoso judicial y detenciones dirigidos por las autoridades egipcias contra activistas de la oposición, periodistas, blogueros, manifestantes y otras personas.
La presente oleada de represión transmite el mensaje de que la disidencia y la oposición siguen saliendo muy caras bajo el mandato del primer presidente de Egipto elegido democráticamente desde la Revolución del 25 de Enero, lo cual es un recordatorio inquietante de que el actual gobierno está imitando a sus predecesores, tanto el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas como el depuesto presidente Hosni Mubarak.

Más información:

Detenido un activista por “insultar al presidente” (acción urgente, 3 de mayo de 2013)
Egipto: Activistas egipcios, recluidos en prisión de alta seguridad
(acción urgente, 12 de abril de 2013)
Más acusados en la escalada represiva de la libertad de expresión y la disidencia en Egipto (noticia, 3 de abril de 2013)

Posted in Censura y libertad de expresión, Egipto, Juicios injustos, Manifestaciones | Leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>