Los centros de retención no harán que los migrantes dejen de arriesgar sus vidas en las costas europeas

Con demasiada frecuencia el viaje a través del Mediterráneo termina en tragedia. Cientos de personas han perdido la vida en el mar en terribles naufragios. © REUTERS/Gianni Mania

Por Sherif Elsayed-Ali, director adjunto del Programa sobre Asuntos Temáticos Globales de Amnistía Internacional

A medida que se acerca la “estación de las embarcaciones” del verano, en la que aumenta el número de personas migrantes, solicitantes de asilo y refugiados que emprenden el peligroso viaje por mar desde el norte de África a la Unión Europea, las autoridades luchan para evitar nuevas tragedias ante las costas de Europa. Con demasiada frecuencia hemos visto terminar estos viajes con cientos de personas muertas en el mar en una serie de terribles naufragios.

Pero la propuesta de crear centros de tránsito en el norte de África para personas migrantes y refugiadas que quieren entrar en la UE está, como mínimo, mal concebida. En 2003 surgieron propuestas similares. Ya entonces era una mala idea, y ahora también.

En teoría, parece razonable pensar que con los centros de tránsito en países vecinos se podría ayudar a migrantes y refugiados a intentar conseguir entrar legalmente en la UE, en lugar de embarcarse en este peligroso viaje. Pero en la práctica, estos centros probablemente generarán más violaciones de derechos humanos.

Amnistía Internacional y otros han documentado un panorama de abusos contra los derechos humanos de migrantes y refugiados en países como Egipto y Libia, ambos posibles ubicaciones de centros de tránsito. Organismos oficiales, y también en algunos casos grupos armados y bandas delictivas, han puesto en el punto de mira impunemente a personas migrantes, solicitantes de asilo y refugiados. Y esto sucedía a la vez que la UE cooperaba con estos países en temas de control migratorio.

En Libia, migrantes, solicitantes de asilo y refugiados han sido sometidos a detención indefinida en “centros de retención” insalubres, donde muchos de ellos han sido explotados y torturados. Poco ha cambiado la situación desde el régimen de Gadafi en cuanto al trato que les dispensan las autoridades, en un país asolado por la violencia, donde el Estado de derecho es frágil y el poder está disperso entre grupos armados rivales, milicias y un gobierno central muy débil.

Mientras, en Egipto, la detención arbitraria de refugiados y las deportaciones de refugiados sirios a otros países, incluido el suyo propio, destrozado por el conflicto, ha sido una constante. Y durante años, los traficantes han detenido, torturado y matado con impunidad a migrantes, solicitantes de asilo y refugiados en el Sinaí.

Surgen muchas preguntas. ¿Cómo contendrá los centros de tránsito el flujo de personas a la UE? ¿Serán centros de detención cerrados? ¿Quién los dirigirá? ¿Qué pasará con las personas que están en ellos? ¿Cómo garantizará la UE que estos centros no se convierten en otra versión de los centros de detención ya existentes, en los que tantos abusos se cometen?

Para hacernos una idea del escenario probable podemos fijarnos en la práctica actual y reciente de los Estados miembros de la UE.  Migrantes y refugiados –entre los que hay niños y familias enteras– serían detenidos y llevados a los centros de tránsito. ¿Cómo garantizará la UE, en Libia, por ejemplo, que no serán maltratados? ¿O simplemente seguirá cooperando con estos países a pesar de que se estén cometiendo violaciones de derechos humanos?

Si los países de la UE financian o apoyan acuerdos que generan violaciones de derechos humanos en otros países, no sólo serán cómplices de estas violaciones, sino también responsables legalmente de ellas. Además, aunque se resolvieran adecuadamente estos motivos de preocupación en materia de derechos humanos, los centros propuestos estarían condenados al fracaso debido al inmenso número de personas que presumiblemente acabarían en ellos. Es bastante improbable que los países de la UE faciliten un número abierto de lugares para personas necesitadas de protección internacional. Las personas que huyen de la persecución y el conflicto encontrarán la forma de burlar el sistema, aunque sea con gran riesgo para ellas.

Lo mismo sucede con los migrantes económicos. En toda la historia de la humanidad, la gente ha migrado en busca de nuevas oportunidades. A alguien que está tan desesperado como para arriesgar su vida ante la perspectiva de un trabajo, no es probable que la promesa de pasar meses en un centro de detención lo disuada de conseguir su meta.

El enfoque de la UE no funciona porque está intentando encontrar una solución rápida al problema. Consideraciones políticas a corto plazo la han llevado a intentar reducir la migración con medios cada vez más caros cuyos resultados son cada vez menores.

Entre 2007 y 2013, la UE gastó 1,8 mil millones de euros en su Fondo para las Fronteras Exteriores, y la suma del gasto individual de cada país de la Unión fue mucho mayor. A pesar de la creación en 2004 de la agencia de la UE para la gestión de las fronteras (Frontex) y el año pasado del Eurosur, sofisticado sistema de vigilancia para el control migratorio, el número de personas que realizan el peligroso viaje a través del Mediterráneo sigue creciendo.

En vez de gastar miles de millones intentando mantener a la gente fuera de sus fronteras, los países de la UE deben fomentar los canales migratorios legales, empezando por aumentar el número de lugares de reasentamiento para refugiados. Además, también deben unirse para afrontar la carga, y no dejar que unos pocos absorban la mayor parte del flujo migratorio, mientras el resto se limita a mirar.

Artículo de opinión publicado originalmente en  la sección “Comment is Free” de The Guardian.

Más información:
When you don’t exist (Campaña)

Posted in Asilo, Detención, Egipto, España, Europa y Asia Central, Grecia, Italia, Libia, Organizaciones internacionales, Oriente Medio y Norte de África, Personas migrantes, Personas refugiadas, UE | Leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>